La Corruptocracia Se Sacude

Por: Jafeth Paz Rentería

 

En público y en privado he aseverado que Colombia es una corruptocracia, que está capturada por agentes que operan desde la legalidad y la ilegalidad para instalar desde el control del contenido de los dispositivos normativos, los intereses de quienes han dominado a  la inorgánica sociedad colombiana. Ésta corrupción es generalizada y se encuentra hasta en el proceder de una Iglesia corrupta que ha hecho un silencio cómplice ante las injusticias históricas y el enriquecimiento de los poderosos con el empobrecimiento del pueblo colombiano.

Pero la mejor expresión de la corruptocracia en su componente político es el sistema electoral, que además de anticuado y de carácter clientelar, ha permitido que las mismas castas familiares se eternicen en el poder. Incluso en circulos políticos se dice que las verdaderas elecciones se ganan o se pierden en los escrutinios. Como el proceso de cuidado de los votos requiere de una logística humana inmensa, los más afectados por esta corruptocracia son los partidos pequeños y los movimientos significativos de ciudadanos, que no tienen la capacidad económica para estructurar una logística amplia que participe activamente en los procesos de escrutinios.

El Partido Mira que con el paso de los años ha adquirido una importante experiencia en este tema, logró detectar hace cuatro años que con fraude e irregularidades los querían sacar del escenario político, curiosamente después de una campaña perversa de desprestigio, e iniciaron un proceso judicial en el que casi al final del actual período, en un fallo histórico, el Consejo de Estado les dio la razón y así recuperaron los tres senadores que les habían quitado. Algo similar pasó durante años a los movimientos de izquierda, hasta que aprendieron a cuidar sus votos. No se nos olvide que el 19 de abril de 1970, con un reconocido fraude, fue elegido Misael Pastrana, el último presidente del Frente Nacional, quien derrotó a Gustavo Rojas Pinilla; Este hecho irregular provocó el nacimiento del grupo guerrillero M-19.

De manera directa supe que en el Partido Somos faltan votos, muchos se desaparecieron como por arte de magia y no aparecen, luego escuché algo similar del Movimiento Significativo de Ciudadanos Colombia Justa Libres, que está al borde de alcanzar su personería jurídica y lo mismo del Partido Opción Ciudadana. Estos hechos confirman que este es un sistema electoral que facilita la corrupción y quienes no tiene la posibilidad de alegar oportunamente, pierden y todo queda sepultado. Recuerdo perfectamente que en las anteriores elecciones al Concejo de Bogotá el Centro Democrático recuperó un concejal demostrando las irregularidades entre la información electoral preliminar y los escrutinios.

Lo increíble es que aunque se sabe de las fisuras del sistema electoral y de las mafias que históricamente han operado en estos procesos, las investigaciones y condenas por estas conductas punibles, son escasas y brillan por su ausencia. No me extraña, entonces, que el establecimiento mediante estos procedimientos seudolegales intente sacar del panorama político a las voces que representan intereses que incomodan. Así la corruptocracia se sacude y quiere hacer algunos cambios para que todo siga igual.

 

 

Comparte este artículo

1 thought on “La Corruptocracia Se Sacude”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *