El Principio De La Restitución

Por Fernando Gutiérrez B.

Hoy se habla mucho en los medios de comunicación como la televisión, la radio, la prensa sobre la restitución de tierras, aquellos predios que fueron adquiridos por coacción o a precios muy bajos a lo que realmente corresponden. Al consultar algún diccionario encontraras que restitución es: devolver algo a su dueño original.

Lo cierto es que el termino restituir es muy amplio. En las Sagradas Escrituras es tan importante que es un mandamiento divino, Isaías 1:17 dice: “aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.”

Dice Restituid al agraviado, al defraudado, a la víctima. La restitución es un principio que debemos poner en práctica si queremos la paz en una sociedad, una nación o una familia.

La restitución es el método para acabar con la ruina social. La restitución es el método para acabar con la culpa propia y el sufrimiento de una víctima. La restitución es la oportunidad de Dios para empezar una nueva vida, pues trae cambio en medio del dolor y la desesperanza.

Vamos a ver algunos puntos que debemos y podemos practicar de la restitución, para esto voy a utilizar el ejemplo de un hombre llamado Zaqueo en un relato evangelio según Lucas, capítulo 19:1-8. Zaqueo era jefe de los publicanos, aquellos que se dedicaban a recaudar impuestos, lo cual era muy mal visto por los judíos, pues su ganancia era lo que pudieran obtener de más por encima del impuesto establecido por el imperio Romano. Por ejemplo si el impuesto era 5 pesos ellos cobraban 8 pesos de esta manera el publicano se quedaba con 3 pesos de ganancia y así sucesivamente, de esta manera llegaban a hacer verdaderas fortunas a pesar de oprimir y subyugar a su propio pueblo.

Por aquel tiempo Jesús pasaba cerca del lugar donde estaba Zaqueo y este procuró verlo. Aunque Zaqueo era de baja estatura se subió a un árbol para ver mejor a semejante personaje, pero para sorpresa suya Jesús lo vio en el árbol y le dijo que descendiera que lo visitaría en su propia casa, Zaqueo muy contento lo recibió con agrado e hizo un gran banquete. La gente como cosa rara criticaba porque Jesús siendo sinónimo de justicia y rectitud había entrado a comer en la casa de un hombre corrupto y pecador. Pero algo pasó en el corazón de Zaqueo al tener como invitado a Jesús, fue transformado en su ser interior en un nuevo Zaqueo y se comprometió delante de Jesús y los convidados al banquete a dar la mitad de sus bienes a los pobres y a devolver cuadruplicado el dinero adquirido a través de fraudes.

Jesús es el Eterno hijo de Dios y quiere que como Zaqueo practiquemos la restitución, devolver a cada quien lo que le pertenece y que está en nuestro poder de forma ilegítima.

Podemos restituir varias cosas:

  1. El Dinero: Si alguien te ha prestado dinero por pequeña o grande que sea la cuantía hay que devolverlo a su dueño, si es mucho lo que debes hacer son acuerdos de pago con esa persona que te permita restituir ese dinero.
  2. Tiempo: Restituye los años, los días, las horas de tiempo que no le has dedicado a tus hijos, padres, cónyuge por estar jugando futbol todo un domingo, por estar con tus amigos o amigas. Has dedicado más tiempo al ocio que a los seres queridos, has dedicado más tiempo a las redes sociales que a escuchar a tus hijos que están creciendo y te necesitan. Sí, ten un tiempo para ti , pero no sacrifiques el tiempo de tu familia que es sagrado.
  3. Vocabulario: Restituye esas palabras ofensivas, groseras que le has dicho a tu pareja, a tus hijos, a tus hermanos. Diles en adelante palabras de amor, de ánimo, de confianza que les haga sentir que tú eres luz para ellos en medio de tanta desesperanza.
  4. Afecto: Incluye el amor, sino das afecto jamás vas a recibir amor, sino brindas un abrazo no esperes uno, siembra amistad, cultívala, siembra una palabra de aliento y tal vez cuando pases por los momentos dolorosos de la vida alguien te aliente a ti también.

Todo lo que el hombre sembrare eso recogerá, esa será su cosecha. Así que siembra bien hoy, restituye el daño ocasionado con intención o no, es tiempo de restituir empieza con el dinero, el tiempo, el afecto el vocabulario, así serás una persona realmente feliz, como lo llegó a ser Zaqueo.

Comparte este artículo

1 thought on “El Principio De La Restitución”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *